¡Ven aquí, rápido!

Me he despertado con esta imagen.

Estaba soñando en mi enorme y cómoda cama solita. El gato, que siempre duerme plácidamente entre mis piernas, se despertó al oír algún ruido en la casa y se fue para inspeccionarlo. Estaba medio soñando pero todo parecía tan real. Te vi con la bragueta del pantalón desabrochada, solo vi tu bragueta, pero no tu cara. Sentí tu olor, tan masculino y fuerte, mezcla de algún perfume sublime con tus fluidos corporales. Volvías cansado después de un viaje agotador, pero todavía te quedaban fuerzas para mí.

¡Ven rápido a mi cama, a qué estás esperando! – Te estoy suplicando con mi gesto. – ¡Ven! Murmuro. Haré que te olvides del cansancio, me sumergiré dentro de ti, desapareceré, me convertiré en ti, seré la prolongación de tu cuerpo…

Para después del Gran Final, de esta gran hoguera, resurgir cómo Ave Fénix, bella y llena de vida.

Y tú, cansado pero feliz no podrás ni querrás moverte. Solo articularás, apenas audible – Te adoro, mi gata salvaje – y en este momento, sentirás que aquí y ahora está tu séptimo cielo.

3 comentarios sobre “¡Ven aquí, rápido!

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: