Guía para alcanzar el cielo.

El sexo no es un proceso de desarrollo lineal. Es necesario, de vez en cuando, subir un poco de intensidad para poder sentir el mismo placer, como si fuéramos los drogadictos aumentando la dosis. Por suerte, necesitamos realizar estos ajustes algunos, cada año y otros, cada 15 años, el tiempo se varía mucho de un caso a otro. La explicación a este fenómeno se encuentra en nuestro cerebro y, en concreto, en la síntesis que este hace de la dopamina  y en la cantidad de los receptores de este neurotransmisor en diferentes partes de nuestro cerebro (especialmente en el núcleo accumbens, el centro de placer y recompensa).

La mayoría de la gente opta por ampliar las sensaciones corporales, probando y jugando con todos los agujeros disponibles. El hecho de descubrir la nueva fuente de placer nos mitiga temporalmente. Hasta que la dopamina se descontrola otra vez y empezamos las nuevas investigaciones. Si habéis notado, la pornografía, por lo general, ha subido mucho de intensidad: hace 15 años la penetración doble o triple era de lo mas “heavy” que existía, hace 5 años empezó la era de los gangbands y ahora ya todo esto parece un juego de niños y no es raro ver las penetraciones de los 5(!!!!!) hombres a la vez a la misma mujer (aparentemente mucho más joven o mucho más mayor que eran las protagonistas de las pelis porno de hace 10 años). Es una tendencia generalizada, las imagenes sexuales de antaño ya no consiguen excitarnos, necesitamos ir a los extremos. Las prácticas sádicas y la dominacion  han alcanzado la visibilidad y la popularidad inimaginables, han dejado de ser solo los juegos de rol inocentes, llegando a veces a ser prácticas abiertamente humillantes y lesivas. No es infrecuente que algún hombre sin ningún tapujo me solicite que sea “ligeramente sumisa” con él en el sexo (lo que significa, los golpes sin dejar las marcas, escupitajos, llenarme de pis y un largo etcétera), sin entender que si yo se lo permitiré “jugando”, después esto poco a poco va a afectar no solo a mi personalidad y comportamiento sino también al suyo, respecto a otras mujeres. Por eso rechazo este tipo de ofrecimientos. No tengo tabúes en el sexo, pero no admito ni las salvajadas, ni las humillaciones hacía mi. Tampoco puedo hacer daño, ni humillar a nadie, amo y respeto a todo el ser vivo y esto se trasciende a mis prácticas sexuales.

Por suerte, nuestra dopamina  se puede alimentar de muchas otras formas. La buena comida, una conversación picante y estimulante (emulando orgasmo cerebral), la estimulación sensorial  que no depende de la vista (el tacto, el olfato, el gusto, el oído – hay tanto por descubrir aún) agudizan las sensaciones placenteras en nuestro cerebro. Por eso yo reivindico otro tipo de placer. En plan gourmet, que no tiene nada que ver con un fastfood barato, inmediato, pero que nunca te sacia de verdad. Convertir la experiencia sexual en un lujo, un capricho. Abandonar el porno. Disfrutar de las penetraciones lentas y sentidas, con roces de seda o plumas, saborear cada beso en cada parte de nuestros cuerpos. Tocarnos mutuamente admirando nuestro reflejo en el espejo (o si son muchos, aún mejor).  Jugar a las películas eróticas de antes. Bailar un striptease sentido, sin prisas, muy sensual. Hacer los juegos de rol. Seducirnos incansablemente. Amarnos como si no existiese el mañana. Lenta y delicadamente o apasionadamente como 2 animales salvajes, en una lucha potente cuerpo a cuerpo entre dos adultos iguales, que se sienten libres.

¿Qué eliges? ¿Seguir bajando a los infiernos de permanente insatisfacción o aprender a convertir cualquier experiencia que vives en orgásmica, independiente del sexo carnal?

Pues, si eliges la segunda vía, allí estaré yo, esperándote.

Y ahora ¿que ves en este dibujo? Alguien solo verá la dominación del hombre sobre la mujer. Para mí representa un gozo infinito, placer supremo, con penetraciones lentas y profundas. Se puede llegar a alcanzar los orgasmos muy potentes en esta postura. Pero la clave está en ritmo y delicadeza.

3 comentarios sobre “Guía para alcanzar el cielo.

Agrega el tuyo

  1. En el dibujo veo…silencio que rompe en grito cuando mis manos envolviendo tu pelo dan testimonio que mis deseos ya no son tales, sino, son flores dentro de tu cuerpo. Mis oídos saben de tus deseos, tus uñas tallan mi espalda, y la armonía del movimiento nos lleva a la orilla de la playa donde la ola muere luego de romper con incomparable belleza. Dejas a mi merced la llanura de tu espalda. La recorro cual beduino en su desierto buscando el oasis de mis deseos. Dos cerros me sorprenden en tal aventurado camino, y es el abra que entre ellos se acuna, el destino de mis caprichos. Mis manos dominan los cerros para que la luz de la luna refleje tu dulce lago, de playas rosadas y acantilados dorados. Allí desembocan mis labios avolcanados por mi imaginación y mis movimientos encuentran respuesta en vos. Los cerros parecen crecer cuando el ángulo se agrava impulsado por el movimiento de tu pelvis. Las playas se estremecen y el lago está a punto de ebullición. Con prisa cruzo el desierto que hasta ahí me llevó y buscando tus oídos, susurro mi canto en el justo momento que la flecha de mi amor atraviesa el arco de lo prohibido. Los gritos apasionados detienen el tiempo, la luna en ruta de huida detiene su derrotero y pícara mira con celo, el sol detiene su asomo para no romper el hechizo y en el instante que una paloma levanta su blancura con el último destello de lucero, la ola rompe en su justo momento y su fuerza nos catapulta al infinito cielo…eso veo en el dibujo 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: