Un quickie, intenso y salvaje.

¿Sabes que es un “quickie”? Análogo español sería un “rapidito”, un acto sexual improvisado, sin previo aviso. Intenso, sorpresivo, fugaz y corto. Aquí te contaré un caso verídico, ocurrido conmigo en el despacho hace unos años.

¿Te ha pasado alguna vez que estás con alguien y, sin saber por qué, te excita de tal forma que no puedes controlarte? Incluso después tienes las lagunas en memoria al recordar aquello.

Era una tarde de trabajo, estabamos solos y el asunto no iba sobre el sexo. Aquel hombre no era mi tipo en absoluto, me gustan un poco más mayores que yo y con pinta de intelectuales pero este personaje, más joven, alto, con brazos enormes tenía algo en la voz, tan profunda y masculina, que me paralizaba, me desconcertaba y me hechizaba al mismo tiempo. Me trataba de forma caballerosa y delicada, pero estaba tan seguro de si mismo y desprendía tanta masculinidad por todos sus poros, que no sé por qué me puse a temblar, me sentía su títere, con  voluntad completamente anulada. No me gusta este tipo de situaciones, cuando no controlo; soy ama de mi propia vida y de mi cuerpo y aquella completa sumisión a los deseos del otro me desconcertaba sobremanera. Conscientemente me oponía a aquella atracción sexual casi enfermiza e intenté a analizarlo en mi cabeza.  Pero cuando mi sexo empezó a palpitar al unísono de mi corazón entendí que estoy perdida. No razonaba bien, parecía estar drogada, lo único que deseaba en aquel momento que me poseyera allí mismo y que no parase nunca.

Él no hacía nada, solo me miraba fijamente a los ojos, observando mis reacciones. Yo, tan atrevida y activa habitualmente, no podía moverme. Mis pechos parecían tener vida propia, subían y bajaban, bailaban por culpa de mi respiración agitada. Apenas podía mantener mis piernas cerradas porque algo allí abajo estaba ardiendo, aumentando de tamaño y palpitaba, húmedo. ¿Qué me estaba pasando? En aquel momento no parecía un ser humano, sino un verdadero animal dominado por la pasión. No pensaba, ni razonaba, solo palpitaba, con cuerpo entero.

Sin dejar de mirarme a los ojos, se acercó, me levantó de la silla, subió la falda y cogiéndome por el culete desnudo (iba con braguita que dejaba el culete al aire), me subió en sus brazos y pegó mi espalda a la pared. Tenía su boca justo enfrente y empecé a sentir que me picaban los labios, ansiosos de recibir su porción de besos. Pero en este momento, a través de la seda de mi braguita, noté como algo duro y grande se acercó a mi sexo palpitante, y ya no pude mas: solté grito de una guerrera salvaje, mi cuerpo entero vibró con aquel grito, culminando con un potente orgasmo.    En aquel instante perdí la noción de tiempo. Probablemente, hicimos  más sexo después, pero casi no me acuerdo de nada, solo de aquel orgasmo indudablemente más rápido y más intenso de mi vida.  

Obviamente, aquel hombre desapareció de mi vida, por mi voluntad. Una de las decisiones mas difíciles que tomé nunca. Sentía que ya no era yo, sino una parte de él. Pero por mucho que me guste el sexo, por muy excitante y potente que ha sido la experiencia, por mucho que estaba hechizada por aquel hombre, sabía que aquella hembra salvaje no era yo misma. Yo soy mucho más que un órgano palpitante y húmedo, dominado por las pasiones animales. Tenía que elegir: o desaparecerme dentro de él, perdiéndome a mi misma por completo o reencontrarme de nuevo con una vida en solitario, pero rica, plena, interesante y llena de experiencias, otros hombres, otras mujeres y situaciones maravillosas y excitantes (por mucho que costase olvidarlo).

¿Qué habrías hecho en mi lugar?

3 comentarios sobre “Un quickie, intenso y salvaje.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: